Giro al lago Llanquihue

El circuito permite comprender la colonización alemana de mediados del siglo XIX que llegó para trabajar y quedarse.
Llanquihue es el inicio de un circuito terrestre que recorre el lago del mismo nombre y que merece se le dedique una jornada completa. Cada uno de los rincones por donde pasa esa ruta costera luce la influencia alemana en su arquitectura y en sus fiestas costumbristas, y algunos puntos geográficos donde predomina el turismo aventura.

Salimos desde Llanquihue y tomamos la ruta Panamericana hasta alcanzar Puerto Varas, en el único trayecto en que no tuvimos el lago a la vista. La Ciudad de las Rosas nos maravilló por su gran movimiento y a la vez, la tranquilidad que le otorga su vista a esa extensión de agua. Seguimos hacia Ensenada y, a nuestro paso, encontramos las playas Hermosa, Niklitscher, Punta Cabras y Poza Loreley y la laguna Verde. Recorrimos a pie esos espacios despejados que llaman al descanso y a la respiración profunda para olvidar preocupaciones.

Poco más adelante nos recibió el parque nacional Vicente Pérez Rosales, una reserva verde donde la humedad ambiente se debe a la gran cantidad de especies arbóreas. Dos poblaciones pequeñas, Petrohué y Peulla, se encuentran en su interior y en época estival son visitadas por deportistas de montaña.
  • La fascinante costa de Frutillar

    La fascinante costa de Frutillar

  • Playa en Llanquihue

    Playa en Llanquihue

  • La calma de Osorno

    La calma de Osorno

  • Puerto Octay, una población pintoresca

    Puerto Octay, una población pintoresca

  • Puerto Varas, la Ciudad de las Rosas

    Puerto Varas, la Ciudad de las Rosas

El volcán Osorno se eleva en esa zona y es el personaje principal en excursiones de ascenso por sus laderas, grietas y descenso por sus pistas nevadas de esquí. Un escorial de lava muestra las cicatrices que la furia del volcán dejó en las inmediaciones en el año 1835.

Continuamos por la ribera escarpada del lago y llegamos a la zona de La Cascada. En verano la población se ve incrementada por la llegada de los turistas que aprecian sus balnearios lacustres. Existe servicio de autobús hacia Osorno además de cabañas y camping. La calma es absoluta y varios senderos conducen hacia esos famosos saltos de agua. Sobre la playa El Maitén sigue en pie una capilla muy antigua que fuera utilizada por los colonos alemanes, cuando aún no se habían abierto caminos estables. Desde varios puntos, contemplamos a pleno el volcán Osorno.

Siguiendo el recorrido, nos detuvimos en Puerto Octay, una población pintoresca que inclina sus calles hacia el lago. La bahía y el istmo Centinela son puntos panorámicos de gran atractivo. El sector urbano es agradable y sus antiguas casas de tipo germánico cuentan con carteles llamativos que muestran los orígenes de su construcción.

El resto del camino ribereño para alcanzar Frutillar fue muy hermoso. La presencia de tres volcanes, la península Centinela y el ingreso a esta ciudad entre sus construcciones que miran el espejo lacustre quedaron en nuestro recuerdo para siempre.

Frutillar es quizás la población más valorada por sus eventos culturales, sus costas de arena, su costanera extensa sobre la que descansan bonitas casas con jardines floridos. En el Teatro del Lago se lleva a cabo todos los veranos su Semana Musical, con gran afluencia de público. Una gran cantidad de restaurantes y alojamientos de estilo alemán acercan sus costumbres ancestrales.

El último de los tramos hasta Llanquihue también se realiza hacia el sur y por la costa, sus características son las mismas que en las poblaciones anteriores.

Culminamos un paseo tradicional alrededor del Llanquihue, muy visitado en época estival por quienes desean refugiarse en busca de serenidad. Con las aguas cristalinas del lago como compañeras de ruta, disfrutamos de un día muy bien aprovechado.
Leer paseo completo...Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Dificultad: bajo.

Duración: De medio día a día completo, según el tiempo que se detenga en cada sitio.

Para tener en cuenta: La vuelta al lago Llanquihue se puede realizar desde cualquiera de las ciudades mencionadas en el circuito y en ambas direcciones. Son 190 kilómetros de ruta asfaltada.El circuito se puede realizar en forma particular, como así también a través de distintas agencias de turismo locales. De esa forma, se conocen con más exactitud la historia de cada lugar y el maravilloso ecosistema que se atraviesa.

Ubicación


Welcome Chile - ¿Qué hacer en Llanquihue?

© 2007-2017 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675243 Ley 11723